Desarrollan chip para interactuar con 1 millón de neuronas

Desarrollan chip para interactuar con 1 millón de neuronas

Con este chip, DARPA, la agencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos, responsable del desarrollo de nuevas tecnologías para uso militar, revolucionará las prótesis inteligentes.

La agencia ha comenzado a desarrollar unos implantes neuronales que permitirán conectar al ser humano con dispositivos externos mucho mejor que en la actualidad y permitirán mejorar la actividad diaria de personas discapacitadas.

Este nuevo proyecto se focaliza en que se puedan grabar las señales de alta fidelidad de 1 millón de neuronas, lo que permitirá una conexión más fluida en cerebros humanos y equipos más complejos como sillas de ruedas, robots e incluso controlar directamente computadoras.

El sistema también estará capacitado para transmitir las señales generadas por la computadora a las propias neuronas, con la idea de que la comunicación hombre-máquina sea mucho más fluida, según IEEE Spectrun.

Sin embargo debemos considerar que el cerebro cuenta con 86,000 millones de neuronas y ‘sus complejidades más profundas seguirán siendo un misterio por algún tiempo’, explica Philip Alvelda, responsable del programa de investigación, quien agrega que ‘si tenemos éxito en la entrega de nutridas señales sensoriales directamente al cerebro, se establecerá una base amplia para nuevas terapias neurológicas’.

Arto Nurmikko, uno de los investigadores que trabajan en ‘neurogramos’,  indica que unos implantes del tamaño de un grano de sal de mesa se podrán interconectar entre neuronas y enviar datos a un parche electrónico implantado en el cuero cabelludo o debajo de la piel.

El desafío no es sólo llegar a la mayor cantidad posible de señales neuronales, si no ser capaz de gestionar y manejar la gran cantidad de datos que se generan en estos implantes, así como hacerlos completamente sellados y seguros para el usuario.

Con información de El Economista.es

Leer más

Robots enfrentan ciberseguridad y competencia desleal

Robots enfrentan ciberseguridad y competencia desleal

Los robots están saltando de la ciencia ficción a la realidad cotidiana y los expertos en tecnología pronostican que los seres humanos pronto viviremos rodeados de inteligencia artificial: las máquinas cuidarán a los ancianos, atenderán a los enfermos y conducirán los coches.

Pero la llegada de los autómatas en nuestra sociedad plantea muchas incertidumbres, tanto en el ámbito de la ética o del empleo como en el de la seguridad, pues los ciberdelincuentes podrían utilizar lo que hoy son amigables humanoides de ojos grandes y formas redondeadas para convertirlos en armas letales contra sus propios dueños.

‘La inteligencia artificial se puede utilizar de forma muy poderosa para defendernos de las amenazas pero, al mismo tiempo, los malos pueden penetrar en ellas’, explica el experto en tecnología de la consultora Accenture Allan Haughton.

Ese asesor británico en seguridad de los objetos conectados apunta que ‘actualmente, las máquinas solo hacen las tareas para las que están programadas’, de forma que ‘los piratas solo pueden explotarlas si los humanos cometen errores (…) al programarlas o al utilizarlas’.

Es decir, que las máquinas son vulnerables porque los humanos que las fabricamos somos vulnerables, prosiguió Haughton.

‘Pero la inteligencia artificial es un área fascinante porque las máquinas serán capaces de aprender, de descubrir amenazas y compartirlas con otras máquinas. Es un arma de doble filo’, resume.

Lejos de ser hipotética, esa amenaza se concretó de forma masiva el año pasado a través del ataque informático Dyn, en el que los piratas se sirvieron de computadoras domésticas y aparatos conectados para multiplicar el poder de su ciberatentado.

La maniobra afectó a buena parte de internet en Estados Unidos y a empresas de internet como Twitter o Reddit, de comunicación como Spotify o WhatsApp, de seguridad como Paypal o medios de comunicación como The New York Times.

‘Potencialmente, podría ocurrir de nuevo y tenemos que defendernos’, añadió Haughton, quien tampoco descartó que los cibercriminales puedan alterar dispositivos médicos como marcapasos o prótesis electrónicas.

‘En teoría es posible, pero es poco probable. No obstante, las instituciones médicas generalmente son las peor financiadas’, agrega el experto.

Y cita el ejemplo del ciberataque internacional del virus WannaCry lanzado este mismo mes y que afectó, entre otros, a la estructura sanitaria del Reino Unido, equipada con computadoras basadas en un sistema operativo de Microsoft de 2001 que dejó de recibir actualizaciones de seguridad en 2015.

‘Tenemos que elevar el nivel de conciencia general sobre la ciberseguridad’ en lo que debería ser ‘una responsabilidad compartida’ entre los fabricantes tecnológicos, los poderes públicos, el sector privado y los hogares particulares, añade.

El consultor en ciberseguridad y estandarización Franck Boissiere, empleado del sector privado tras 25 años trabajando para la Comisión Europea, comparte la misma visión de que en la tecnología ‘la dimensión humana es esencial’.

Y subraya la necesidad de ‘que todo el mundo tenga más conocimientos y sea más consciente del entorno tecnológico’ en el que vive.

Esa dimensión humana referida a la tecnología de la que habla Boissiere, además de ayudar a la sociedad a protegerse mejor contra las nuevas formas digitales de criminalidad, también permitirá que las personas salgan victoriosas de la competición contra los robots que se avecina, resume la socióloga digital Lisa Talia Moretti.

En su ponencia ‘El hombre contra el robot. Última llamada para embarcar, querido humano’ en el Festival Digital de Bruselas, la investigadora animó a sus semejantes a que aprovechen las cualidades que nos diferencian de las máquinas en vez de intentar procesar datos como los ‘cerebros’ elaborados con chips para combatir la competencia desleal de la inteligencia artificial.

‘Estamos tan mezclados con las máquinas que olvidamos dónde acaban ellas y dónde empezamos nosotros’ y ‘nos hemos colocado ante la amenaza de intentar convertirnos en máquinas’, explicó Moretti.

Sin embargo, nuestro verdadero talento reside en ‘resolver problemas desestructurados’ utilizando las capacidades de las que carecen los robots: la exploración del entorno, la evaluación de la situación a través del pensamiento crítico y la capacidad de adaptar nuestro comportamiento de manera creativa para superar un obstáculo.

EFE

Leer más

Adidas lanza tenis impresos en 3D fabricados por robots

Adidas lanza tenis impresos en 3D fabricados por robots

Futurecraft 4D son los primeros zapatos tenis de Adidas fabricados por robots con una nueva tecnología que permite que la impresión del calzado se pueda realizar en una escala mayor.

A diferencia de la habitual impresión 3D, el nuevo sistema llamado Digital Light Synthesis, es un proceso innovador desarrollado por la compañía Carbon que utiliza la proyección de luz digital sobre un líquido.

Con esto, componentes ópticos permean las partículas de oxígeno y las resinas líquidas programables pueden generar productos de polímeros duraderos de alto rendimiento.

Para lograrlo, ha sido necesario desarrollar el diseño conjunto entre Adidas y Carbon, recopilando datos durante más de 17 años, todo ‘con la ambición de crear un zapato más moderno para todos, lo que ha permitido formar zonas funcionales en un diseño de suela intermedia elaborado por Digital Light Synthesis’.

Esta nuevo diseño permite personalizar el producto, ya que se adapta a las necesidades de cada atleta en cuanto al movimiento, amortiguación, estabilidad y comodidad con un solo componente. ‘La plataforma de resina programable de Carbon ofrece un rendimiento incomparable con respecto a la durabilidad del material y la capacidad de respuesta elastomérica.

Por lo pronto, la producción de los Futurecraft 4D será limitada y en otoño se pondrán a la venta 5,000 pares desarrollados con esta tecnología.

Con información de El Economista.es

Leer más

Los robots ya no están en los laboratorios

Los robots ya no están en los laboratorios

“Las cosas van muy rápido en el desarrollo de la inteligencia artificial. Las respuestas serán muy importantes, pero todavía no  existen. Hay diferentes ideas y pronósticos, pero sobretodo hay muchísima incertidumbre . Los robots, bots, androides y otras manifestaciones de la inteligencia artificial van a desencadenar una nueva revolución industrial que no va a dejar ningún estrato de la sociedad sin tocar, por lo que es de vital importancia para los legisladores considerar estas  implicaciones, señala Max Andersson, eurodiputado de Los Verdes. Y así se señala en el informe elaborado por el Comité de Asuntos Legales del Parlamento.

Con esta iniciativa, el parlamento europeo se convierte en la primera institución en proponer una regulación sobre los aparatos inteligentes. El informe propone regular varios temas principales: la responsabilidad civil y legal de los robots, especialmente en el caso de los coches autónomos, la creación de una agencia europea encargada de ellos, la privacidad de los datos que almacenan, la inclusión de un código ético y la posibilidad de establecer un impuesto por su utilización

Se calcula en la Unión Europea que  ya hay más de 1.7 millones de robots en el mundo. Entre 2000 y  1014 el incremento medio se situaba en un 17% por año, pero en 2014 el aumento anual llegó hasta el 29%, el cual es el mayor en la historia. Las patentes para tecnología robótica se han triplicado en la última década. Y esto es sólo el principio.

Algunas voces se han levantado pidiendo que se asigne un impuesto a las empresas que utilizan los robots, con el fin de paliar el problema de que este fenómeno genere falta de empleo. Sin embargo, la eurodiputada liberal checa Dita Charanzová ha manifestado su rechazo a esta tasa: “Creemos que existe un miedo y una preocupación excesiva. No estamos en una película de ciencia ficción, los robots harán lo que nosotros, los humanos, les digamos qué hay que hacer, nosotros tenemos el control”. Asimismo, algunos investigadores también están en contra. “No creo que la fiscalidad para robots pueda ayudarnos en el futuro. Creo que la revolución robótica, aunque es algo emergente, será muy lenta y sólo podemos predecir de forma muy aproximada  los empleos que se van a destruir. Así que la solución está en la educación: Debemos educar a los niños para las tareas que no podrán hacer los robots y no para los trabajos que desempeñan las máquinas”, sugirió Dirk Lefeber, responsable del grupo de investigación en robótica de la Universidad de Bruselas.

Lo importante es lograr el difícil equilibrio entre la necesidad de establecer pautas regulatorias mínimas y no crear una sobrerregulación que frenaría de Industria y la dejaría atrás en esta carrera decisiva para el futuro.  “No se trata de ponerle trabas a la innovación, sino que la industria europea sea útil”, concluyó la redactora del informe del informe Mady Delvaux

Para ello no se debe perder de vista, defienden los europarlamentarios, que : No se trata de construir una sociedad para los robots, sino para los humanos,”no podemos crear una sociedad deshumanizada,es el ser humano que tendría que que preocuparnos en primer lugar”.

Con información de El País

Leer más

CES cierra las puertas pendiente de hacer realidad las promesas tecnológicas

CES cierra las puertas pendiente de hacer realidad las promesas tecnológicas

Los expertos alertan, con todo, que el camino para hacer esas promesas realidad no está del todo claro.

“La gran pregunta no es si los vehículos autónomos se convertirán un día en la norma, sino cuándo, dónde y, más importante todavía, con qué modelo de negocios”, asegura el experto en tecnología del diario The New York Times, Farhad Manjoo, en su repaso de las noticias más relevantes de la semana.

El consenso, ahora que los alrededor de 170,000 asistentes a la cita tecnológica en Las Vegas ultiman las maletas para volver a casa, es que la última edición del Consumer Electronics Show (CES) marca un año de transición, pero no uno revolucionario.

“Las grandes ideas, como la realidad virtual, la reinvención del automóvil o los robots domésticos son prometedoras pero están todavía a medio cocinar, son un bollo en el metafórico horno (inteligente)”, asegura el columnista tecnológico de la BBC, Dave Lee, en un artículo publicado hoy.

Manjoo, del Times, concuerda con esa visión, al señalar que muchas tecnologías que se exhibieron esta semana en CES están “en su torpe adolescencia”, aunque reconoce que el futuro podría ser “grandioso” y materializarse en tan solo unos años. Entre los grandes protagonistas de la feria que arrancó el miércoles y concluye hoy, estuvo el motor que estrechó lazos con la tecnología y demostró la alianza entre Ford y el gigante de comercio electrónico Amazon para controlar el hogar inteligente desde el coche, con funciones para encender las luces de casa o el termostato desde el vehículo.

La consultora McKinsey pronostica, de hecho, que el software será el principal factor diferenciador entre automóviles en el futuro.

Prueba de ello es el sistema de inteligencia artificial para el automóvil que desarrolla la firma Nvdia y que tiene el poder equivalente a 150 computadoras MacBook. CES atrajo también a más de 500 empresas de dispositivos para el cuidado de la salud, que incluyen desde el primer sujetador digital, hasta aplicaciones para escanear la comida y determinar su valor nutritivo y parches para alertar de radiaciones solares dañinas.

A ellas se sumaron fabricantes de impresoras 3D, drones, robots, realidad virtual y todo tipo de electrónicos.

Gabriel Sama, director de la revista especializada en tecnología CNET en Español, recordó en declaraciones a Efe que “este año fabricantes como Samsung y LG lograron generar mucho interés en una de las categorías menos de moda: los electrodomésticos”.

“Aunque tener una pantalla enorme en una puerta, cámaras en el interior o puertas que se abren solas cuando te acercas no pasa de ser un truco, estos fabricantes lograron captar el interés de la industria con refrigeradores que, además de eso, hacen parte de la creciente colección de dispositivos para el hogar inteligente y conectado”, afirmó.

El director de CNET en Español destacó también que tanto la realidad virtual como los drones “se consolidaron en la feria y dieron pasos firmes hacia su aceptación en el mercado general”.

Mencionó, en ese sentido, anuncios importantes como el precio de las gafas de Oculus, que saldrán al mercado este año por 600 dólares.

“Aunque mucha gente considera que 600 dólares es un precio muy alto, hay un gran número de fanáticos, en particular los jugadores de videojuegos, que con gusto las añadirán a su arsenal de hardware”, aseguró.

Sama llamó la atención también sobre los drones, “que llevan algunos años apareciendo en esta feria, pero con las regulaciones recientes finalmente se han posicionado para entrar en el gusto de un grupo mucho más grande de consumidores, gracias a la variedad de precios, tamaños y formas”.

EFE

Leer más