Inicio Tecnología. Axtel, en contra de subsidio a telefonía móvil

Axtel, en contra de subsidio a telefonía móvil

Mañana inicia El que llama paga a nivel nacional con un grave problema legal porque las empresas de telefonía fija (Alestra, Axtel, Avantel y Maxcom) obtuvieron ya la suspensión definitiva sobre el amparo de nulidad que
presentaron en contra de esta nueva medida.

El meollo del asunto está en que el juzgado que lleva los cuatro juicios que se presentaron por separado regresa las cosas al estado en que se encontraban antes de la resolución de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel)
sobre El que llama paga a nivel nacional.

Esto generará una gran confusión porque, si bien es cierto que el acuerdo con la Cofetel firmado por Telmex y por todas las empresas de telefonía móvil abarca 80% del mercado, las empresas de telefonía fija disidentes tienen el 20% restante.

Por haber ganado la suspensión definitiva, ni Telmex ni las empresas móviles podrán alertar a sus clientes que la llamada que reciben proviene de una telefónica que no suscribió el acuerdo con la Cofetel. Lo que implica es que
nosotros como usuarios de telefonía móvil no podremos detectar si la llamada de larga distancia que recibimos proviene o no de una empresa que suscribió el convenio y, por lo tanto, si tendremos o no que pagar por la llamada.

Desde luego, los afectados por los amparos presentados por Alestra, Axtel, Avantel y Maxcom seremos los usuarios porque El que llama paga a nivel nacional sí es una medida que beneficiará a millones de personas que ahora ya podrán recibir sin costo alguno llamadas de larga distancia de sus familiares, clientes o amigos, sin tener que pagar el costo del roaming, siempre y cuando se encuentren en la ciudad donde hayan contratado el servicio, ya que, de lo
contrario, se mantendrá el costo del roaming.

Al respecto, Tomás Milmo Santos, presidente y director general de Axtel, reitera que su empresa no está en contra del servicio de El que llama paga, sino del subsidio que reciben las empresas de telefonía móvil por parte de las
de telefonía fija y que se demuestra por el diferencial en tarifas de interconexión.

Las móviles pagan a las fijas una tarifa de interconexión de 11 centavos el minuto por cada llamada de un móvil a un fijo, mientras que las fijas pagan una tarifa de 1.54 centavos por minuto, que ahora con El que llama paga irá
disminuyendo cada año hasta quedar en 1 centavo.

Milmo Santos afirma que las elevadas tarifas de interconexión que se establecieron cuando inició El que llama paga tenían el objetivo de apoyar el crecimiento de la telefonía móvil, pero hoy hay más de 51 millones de usuarios
de telefonía móvil, contra 15 millones de telefonía fija y ya no tiene ningún sentido mantener el diferencial en tarifas.

De acuerdo con Axtel, que está en proceso de fusionar a Avantel, el subsidio a la telefonía móvil supera ya los 10,000 millones de dólares y crece a un promedio de 1,300 a 1,500 millones de dólares al año.

Tomás Milmo insiste en que deben bajar más las tarifas de interconexión para que la telefonía fija pueda competir en igualdad de circunstancias con la fija y para poder destinar más recursos para el desarrollo de los servicios de banda
anda y de wimax o Internet inalámbrico.

Denuncia ante la CFC por prácticas monopólicas relativas

Además del amparo contra El que llama paga, las cuatro empresas de telefonía fija han presentando también una denuncia ante la Comisión Federal de Competencia (CFC) por presuntas prácticas monopólicas realizadas por Telcel,
Telefónica Móviles, Iusacell y Unefon, porque realizan una competencia desleal al vender a sus clientes planes tarifarios a un peso el minuto o, incluso, llamadas gratis, cuando las empresas de telefonía fija están obligadas a pagar a las móviles una tarifa de 1.54 pesos el minuto.

Tomás Milmo explica al respecto que lo que demandan tanto a la Cofetel como a la CFC es terminar con esta competencia desleal y distorsión en tarifas para que las empresas móviles no vendan planes por debajo de la tarifa de interconexión.

Telmex no participa en esta denuncia ante la CFC, a pesar de que como empresa de telefonía fija también enfrenta el problema del diferencial de tarifas, pero aunque Telmex y Telcel operan como empresas separadas, la última palabra la tiene Carlos Slim Helú, y lo que podría perder Telmex lo recupera Telcel. Lo que habría que preguntarse es si están de acuerdo los accionistas de Telmex.

Fuente: El Economista, Maricarmen Cortés 

Opinión