Inicio General Capturan a líder de cibercriminales que robaban bancos

Capturan a líder de cibercriminales que robaban bancos

Capturan a cibecriminal que robó más de 1,000 millones de dólares a bancos en todo el mundo

Denis K fue detenido por ser líder de una banda del cibecrimen que robó más de 1,000 millones de dólares a bancos de todo el mundo.

Los ataques informáticos se dirigieron a más de 100 compañías y la magnitud de la operación no tiene precedentes, ya que afectó a entidades bancarias de más de 40 países.

El cibercriminal fue detenido en Alicante, en una operación conjunta desarrollada durante años por Europol, FBI, Interpol, la policía nacional, autoridades rumanas, bielorrusas, taiwaneses y empresas privadas de seguridad.

Así, se logró la captura del responsable del malware Carbanak y Cobalt, programas con los que saquearon a cientos de bancos desde el año 2013, logrando en cada golpe hasta 10 millones de euros.

En el registro realizado en el domicilio del detenido se intervinieron equipos informáticos, joyas valoradas en 500,000 euros, diversa documentación y dos vehículos de alta gama, entre otros efectos.

 

Procedimiento

El criminal desarrolló un malware (Carbanak y Cobalt), que enviaba a algunos empleados del banco que iban a saquear, a través de un correo en apariencia legítimo.

Sin saberlo, el trabajador de la entidad instalaba el malware en su computadora y éste se infiltraba e infectaba al resto de la red bancaria hasta controlar los servidores y los cajeros automáticos.

Una vez que tenía el control de las computadoras y servidores del banco, el dinero se retiraba de varias formas: se realizaban transferencias bancarias a cuentas extranjeras; se modificaban las bases de usuarios para aumentar el saldo de cuentas bancarias y sus ‘mulas’ retiraban el dinero en los cajeros automáticos; o bien Denis K enviaba un comando específico a un cajero automático que entregaba todo el efectivo durante un tiempo limitado, dinero que recogía un miembro de la banda.

Finalmente, el dinero se lavaba a través de transferencias a monederos virtuales de criptomonedas y tarjetas de prepago vinculadas a éstas, que se usaban para comprar bienes como autos y coches de lujo, según explicó Europol.

Opinión