Inicio Articulos. Reconocimiento facial y biométricos para mejor control fronterizo

Reconocimiento facial y biométricos para mejor control fronterizo

Un sistema de reconocimiento facial a partir de entrada de video detecta automáticamente las caras de una multitud

Reconocimiento facial y biométricos para mejor control fronterizo
Reconocimiento facial y biométricos para mejor control fronterizo

El uso de las tecnologías digitales ha ayudado a mejorar la seguridad en muchos campos a nivel mundial.

La utilización de pasaportes biométricos han abierto la puerta al uso generalizado de la tecnología de reconocimiento facial para hacer más eficiente el control de documentos en las fronteras.

A mediados de 2017, ya circulaban alrededor de 1,000 millones de pasaportes electrónicos, y hoy, más de 150 países han comenzado a emitir este tipo de documentos.

El uso de las puertas automatizadas en migración (e-Gates) en conjunto con los pasaportes busca optimizar los tiempos de espera en las fronteras y mejorar la experiencia del pasajero.

Por ejemplo, el sistema de identificación facial Gemalto Cogent (LFIS) está integrado por un conjunto de herramientas para reconocimiento de rostros a partir de entrada de video que detecta automáticamente las caras de una multitud, incluso en entornos dinámicos y no controlados, reconoce a personas de interés y envía las alertas en tiempo real con la finalidad de tomar decisiones inmediatas.

Este sistema detecta y reconoce rostros a partir de videos en tiempo real o posterior al evento, y realiza la identificación de personas dentro una base de rostros predeterminada.

La dirección de ciencia y tecnología del departamento de seguridad nacional de los Estados Unidos analizó en marzo de 2018 la solución Gemalto LFIS, y reconoció los excelentes resultados obtenidos al lograr una tasa de adquisición facial de 99.44% en menos de 5 segundos (contra un promedio de 68%), una tasa de identificación verdadera del proveedor del 98% en menos de 5 segundos en comparación con un promedio del 66%, y una tasa de error del 1%, en comparación con un promedio del 32%.

El reconocimiento facial ha sido diseñado para ser escalable y está construido sobre una configuración de tecnologías robustas.

En 2016, un estudio reveló que el mercado mundial de reconocimiento de rostros generaría poco más de 9,600 millones de dólares en ingresos, con una tasa de crecimiento anual prevista del 21.3%.

Actualmente, el control fronterizo automatizado es cada vez más frecuente y por sus particularidades demanda soluciones efectivas en la gestión de entrada y salida de los aeropuertos, es por eso que, el reconocimiento facial es el medio más natural de identificación biométrica que ha cobrado principal relevancia por su efectividad.

Por Carlos Romero, Business Dev & Channels de Gemalto Latam

Opinión