Inicio Tecnología. Actualidad. Sufre Alemania consecuencias del ciberespionaje

Sufre Alemania consecuencias del ciberespionaje

espionaje

El espionaje industrial ha acarreado pérdidas de hasta 11,800 millones de euros anuales a la industria alemana, según un estudio difundido hoy por la consultoría Corporate Trust, con sede en Múnich.

La mayoría de los ataques se ha centrado en los sistemas informáticos de las firmas, pero también destaca en el estudio el peso del ciberespionaje a las comunicaciones y de las filtraciones del propio personal de las empresas.

De acuerdo con ese análisis, una de cada dos firmas alemanas ha sido víctima en los dos últimos años de un caso de espionaje, o al menos de un intento de piratería industrial, y la mayoría de esos ataques procedió de Asia -el 38.8%-.

El principal objetivo de la piratería industrial son los departamentos de investigación y desarrollo, continúa el estudio, basado en encuestas a más de 6,700 empresas de todos los sectores empresariales, desde grandes consorcios a pymes.

Un 77.5% de las empresas afectadas sufrió daños económicos por estos ataques, en su mayoría -un 40.5%- evaluados entre los 10,000 y los 100,000 euros.

En un 12.6% de los casos, los daños ocasionados se situaron entre los 100,000 euros y el millón de euros y en un 4.5%, las pérdidas superaron el millón de euros.

Es necesaria una acción coordinada entre el Estado y la propia industria para combatir esos delitos, al mismo tiempo que recuerda que apenas una cuarta parte de esos casos o sospechas son denunciados por las propias firmas a las autoridades competentes, de acuerdo con el presidente del Departamento Federal de Protección de Datos, Hans-Georg Maassen

El sector más proclive a sufrir la piratería industrial es el automovilístico, junto con el aeroespacial y la construcción de maquinaria, seguidos del químico, industria farmacéutica y biotecnología.

En un 38.8% los ataques procedieron de Asia, seguidos de Rusia y del resto de antiguas repúblicas soviéticas -32.6%-, así como del este de Europa -un 31.7%-, mientras que en Norteamérica se originaron un 21.9%.

EFE

Opinión