Es necesario conocer la red para acelerar su desempeño. Entrevista a Daniel Casados, Country Manager, Blue Coat México

Por Mundo Contact | 1 febrero 2010 | Articulos, Tecnología

Revista Mundo-Contact

   

Es necesario conocer la red para acelerar su desempeño

Entrevista a Daniel Casados, Country Manager, Blue Coat México

Valdir Ugalde

La convergencia tecnológica ha brindado a las empresas grandes beneficios, permitiéndoles mejorar su comunicación tanto interna como externa, y elevar sus niveles de productividad. Sin embargo, también ha conllevado diversos retos relacionados con el desempeño de las aplicaciones, el inadecuado uso de las mismas y las amenazas de seguridad a las cuales se exponen las redes.

Daniel Casados, Country Manager de Blue Coat en México, señaló que actualmente las empresas están apostando nuevamente por los esquemas de centralización de la inteligencia, donde el procesamiento de información se consolida en data centers; mientras que los usuarios remotos tienden a regresar a un esquema de cliente-servidor. “La inteligencia está centralizada y las aplicaciones se pueden correr desde cualquier parte, en cualquier momento”, explicó.

No obstante, las aplicaciones en general se han tornado más complejas, lo cual impacta directamente en el desempeño de las redes. “El acceso a las aplicaciones y la información muchas veces se sale de control fácilmente, lo cual tiene implicaciones en la seguridad y en la convergencia de dichas aplicaciones.”

La complejidad aumenta si tomamos en cuenta el reciente desarrollo de las aplicaciones de tipo social. “En lo que se refiere a la Web 2.0, se trata de redes que hace sólo 2 ó 3 años sencillamente ni siquiera nos imaginábamos. Eso nos plantea la necesidad de brindar seguridad a todos esos usuarios. Es un proceso que difícilmente podemos detener; la convergencia nos está llevando a un mundo de nuevas aplicaciones con nuevas demandas, nuevos desempeños y nuevos procesos de seguridad. Además, desde el punto de vista TI es necesario proteger las inversiones y generar ahorros”, expresó el entrevistado.

Aspectos a considerar para la optimización de la red

Según explicó Casados, la consolidación de las aplicaciones en un mundo IP demanda tres aspectos principales: visibilidad, aceleración y seguridad en la red.

Visibilidad: Se trata de conocer lo que ocurre en la red; entender qué hacen sus usuarios, en qué momento y si tiene o no que ver con el negocio. Si no tiene que ver con el negocio, ¿las herramientas recreativas pueden volverse de negocio? Por ejemplo, Facebook puede pasar de ser una simple red social a una herramienta que habilite los negocios.

Aceleración: Es el momento de tomar decisiones. Existen un sinnúmero de aplicaciones cursando por la red, las cuales no necesariamente tienen que impactar al negocio de forma positiva, pueden hacerlo de forma negativa. Entonces, ¿qué hacemos con estas aplicaciones? Podemos optimizarlas, bloquearlas, acelerarlas, darles calidad de servicio, etc. En ese sentido, es necesario evaluar si se requiere comprar más ancho de banda o adquirir más infraestructura, siempre y cuando se tengan claro los usos que se le van a dar a la red.

Seguridad: Una vez que se han tomado las decisiones pertinentes, es necesario proteger todas las aplicaciones y la información que se encuentra en la red.

Con respecto a lo anterior, el directivo puntualizó que a la consolidación de esos tres grandes aspectos (visibilidad, aceleración y seguridad) se le conoce con el nombre de Application Delivery Networking (ADN). “Es la capacidad de generar aplicaciones en tiempo real”, agregó.

La voz ya es una aplicación más en la red

En opinión de Casados, gran parte de la industria en México que posee una red de telecomunicaciones no entiende del todo qué es lo que está pasando en ella. “La voz y el video vienen de un mundo completamente independiente en lo que a tecnología se refiere, y por lo tanto los encargados de TI en las empresas resolvían el problema de la calidad del servicio manejándolos de manera separada. Ahora que la voz se integra a un mundo convergente, es una aplicación más que cursa la red. El punto es cómo garantizar que la calidad de servicio a la cual estamos acostumbrados históricamente los usuarios, se conserve cuando descolguemos un teléfono”, puntualizó.

Al final, según el entrevistado, lo importante de la tecnología es que tenga un impacto positivo, altamente tangible y medible en los negocios; ya sea para ahorrar en gastos o para mejorar la eficiencia y la productividad de los empleados. “A veces no necesariamente se requiere ampliar el ancho de banda para que las aplicaciones tengan un buen desempeño; se pueden utilizar los recursos en los cuales se ha invertido de manera importante”, comentó.

Los beneficios de optimizar la red

El directivo explicó que, gracias al mejor conocimiento y la optimización de las redes, es posible construir un puente que une al mundo de la tecnología con el del negocio. Por lo tanto, las empresas pueden transformar muy rápidamente a su departamento de TI, para que pase de ser un área de costos a un área de utilidad. “Puedes fácilmente habilitar a la tecnología para que forme parte activa de tu proceso de negocio”.

Además, teniendo conocimiento y control sobre las aplicaciones que corren en la red, se puede lograr un impacto directo en la productividad de los empleados.

Por otro lado, Casados resaltó la importancia de la seguridad, ya que cada año las empresas invierten millones de dólares en este concepto. “Si se lograra integrar la seguridad con la tecnología, y que de alguna manera conforme crecieran las aplicaciones creciera a la par la seguridad, ya tendríamos resueltos muchos problemas.”

Tradicionalmente, los problemas que se relacionan con la seguridad o con la calidad del servicio se resuelven ya sea incrementando el ancho de banda o mejorando la infraestructura. Sin embargo, ya no necesariamente tienen que realizarse esas inversiones. “Utilizando tecnologías de Application Delivery Networking (ADN), los retornos son bastante tangibles”, afirmó. “Estas tecnologías son como trajes a la medida: dependiendo del tipo de aplicaciones, del tráfico y las sesiones que se tengan dentro de la red es como se puede comprimir más o comprimir menos, acelerar más o acelerar menos. En ese sentido, el ROI puede ser mayor o menor dependiendo de cada caso específico”, resaltó Casados.

Blue Coat y el mercado mexicano

El directivo señaló que, entre los objetivos de Blue Coat para el mercado mexicano en los próximos meses, se encuentra el desarrollo de una campaña de awareness, que buscará lograr una mayor presencia de marca. Resaltó que la tecnología de ADN ha logrado un crecimiento importante en los mercados norteamericano y europeo. Sin embargo, en América Latina aún existe una gran oportunidad de crecimiento. “Es importante que la gente que toma decisiones con respecto a tecnología y negocios sepa que existe una herramienta que claramente puede ayudarles a mejorar su desempeño rápidamente.”

Asimismo, Casados comentó que Blue Coat está reestructurando su cartera de canales, lo cual representa para éstos una oportunidad de crecimiento, ya sea que provengan del mundo aplicativo o de redes.

Por último, Casados destacó que Blue Coat se encuentra en el cuadrante mágico de las firmas de investigación que se dedican a efectuar evaluaciones de diversas empresas. “Lo interesante con Blue Coat es que, bajo el concepto de ADN, es más difícil encontrar quién lidera”, subrayó.

Daniel Casados

Daniel Casados

La inteligencia está centralizada y las aplicaciones se pueden correr desde cualquier parte, en cualquier momento.

En lo que se refiere a la Web 2.0, se trata de redes que hace sólo 2 ó 3 años sencillamente ni siquiera nos imaginábamos.

La convergencia nos está llevando a un mundo de nuevas aplicaciones con nuevas demandas, nuevos desempeños y nuevos procesos de seguridad.

La consolidación de las aplicaciones en un mundo IP demanda tres aspectos principales: visibilidad, aceleración y seguridad.

Facebook puede pasar de ser una simple red social a una herramienta que habilite los negocios.

Lo importante de la tecnología es que tenga un impacto positivo, altamente tangible y medible en los negocios.

Puedes fácilmente habilitar a la tecnología para que forme parte activa de tu proceso de negocio.

Dependiendo del tipo de aplicaciones, del tráfico y las sesiones que se tengan dentro de la red es como se puede comprimir más o comprimir menos, acelerar más o acelerar menos.